jueves, 15 de marzo de 2012

La importancia de los verificadores en la logística moderna



En los últimos años, venimos recibiendo consultas de nuestros clientes acerca del hardware y software necesario para cumplir con los requisitos de las cadenas de distribución. De hecho, son numerosos los clientes que han recibido una invitación de las cadenas de distribución para simplificar la logística de aprovisionamiento a estas cadenas, invitación que les exige cumplir los requisitos planteados.
Así, en los últimos tiempos, ha sido frecuente que un fabricante que vende su producto a una cadena de distribución tenga que preparar un envío para cada centro de venta de esta cadena; este hecho complica la logística interna del fabricante y le impide abaratar los costes de preparación y transporte.

Con la proliferación de instalaciones automáticas de manutención, numerosos fabricantes han recibido la invitación para consolidar todos los pedidos y realizar envíos agrupados a estos centros logísticos automáticos. Una de las principales exigencias de las cadenas se centra en la codificación de los productos; los productos han de ser etiquetados o marcados de tal manera que resulten legibles mediante los lectores de códigos de barras instalados en las instalaciones automáticas de destino.

Para asegurar que los productos sean fáciles de gestionar en estas instalaciones logísticas hay un trabajo previo de definición de la etiqueta o el marcaje (contenido, simbología  de código a utilizar, magnificación del código, posición sobre el producto etc.). Para garantizar la posición de la etiqueta o el marcaje frecuentemente no queda otra solución que etiquetar o marcar en automático.  Una vez realizado este paso, el fabricante suele creer estar en condiciones de cumplir con la cadena de suministro, pero esto sólo será posible si se ha contemplado la instalación de equipos de verificación con los que detectar cajas, packs o palets incorrectamente codificados.

Un verificador nos puede permitir garantizar la legibilidad futura de los códigos logísticos empleados y detectar códigos ilegibles en las instalaciones del fabricante, lo que evita que estas unidades logísticas puedan llegar a las instalaciones automáticas  y  puedan resultar gestionables. Además, un verificador, convenientemente definido e instalado, nos puede permitir, por ejemplo, evitar que el código logístico no se corresponda con el del producto contenido en una unidad logística concreta así como otra serie de ventajas logísticas.

En definitiva, un verificador de códigos correctamente definido puede resultar el elemento clave para que la producción de un fabricante resulte gestionable en las instalaciones logísticas modernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario