jueves, 9 de junio de 2016

¿Por qué elegir una impresora de etiquetas a color?


Las necesidades de etiquetaje cambian con el paso del tiempo y puede que, en este momento, necesites imprimir cada vez más modelos y mayor cantidad de etiquetas pre impresas. Tal vez, incluso, te preguntes hasta qué punto puede resultar beneficioso solicitarlo de forma externa o imprimirlas en tu oficina, laboratorio, fábrica... A día de hoy, existen muchas razones que nos incitan a utilizar este tipo de impresoras aún novedosas en el mercado de la identificación.

Quizá, consideremos innecesario invertir dinero en una nueva impresora de etiquetas cuando ya poseemos una que también imprime, aunque en blanco y negro. Pero ¿has considerado que podrías rentabilizar el trabajo a lo largo del tiempo?

Hasta hace no mucho, la impresión de etiquetas a color se realizaba de forma externa con los tiempos de espera requeridos, los costes adicionales ocasionados por la creación de nuevos grabados con cada nuevo modelo de etiqueta y el consiguiente desperdicio de etiquetas que finalmente no utilizábamos.

Desde hace algunos años, podemos imprimir etiquetas a color de forma interna, diseñando nosotros mismos nuestro propio modelo de etiquetas, cambiando cada detalle según las necesidades que nos vayan surgiendo al momento y, sobre todo, eliminando los tiempos de espera para disponer de estas etiquetas. Además, hoy en día, existen ya diferentes modelos capaces de adaptarse a cada necesidad de impresión: elevados volúmenes, materiales muy brillantes y etiquetas desde pequeños formatos hasta los más grandes.


En este post te ofrecemos una visión general de las principales ventajas que ofrecen las impresoras de etiquetas a color. Toma nota:
  • Rapidez y Flexibilidad de Impresión: con las impresoras de etiquetas a color podemos imprimir en el momento que necesitemos, la cantidad exacta de etiquetas que necesitemos. Sin necesidad de desperdiciar etiquetas, sin tiempos de espera que podrían hacernos perder pedidos que necesitamos tener en el momento.
  • Precisión y Control Total: disponer de una impresora de etiquetas a color contribuye a tener el control total de la producción de etiquetas, ahorrando los costes extras que supone un intermediario. Como, por ejemplo, el coste inicial del grabado al hacer un nuevo diseño de etiqueta.
  • Excelente resolución: gracias a su tecnología de inyección de tinta las impresoras de etiquetas a color, imprimen con una calidad excelente, logrando que se visualicen todos los elementos de forma muy clara.
  • Etiquetas duraderas: los cartuchos de tinta pigmentada DURABrite Ultra que utilizan estas impresoras, permiten imprimir etiquetas de secado rápido, con todo detalle, resistentes al agua, a las machas, a la decoloración e, incluso, a algunos productos químicos. La resistencia y la larga duración de las tintas pigmentadas las hacen ideales para una amplia variedad de entornos.
  • Cumplimiento de normativa GHS: esta gama de impresoras a color cumplen con las directrices internacionales GHS para el etiquetado de productos químicos, pues la combinación de la tinta de pigmentos con el papel PE Matte Label resulta ideal para su uso en condiciones extremadamente difíciles.





¿Y tú qué impresora prefieres? Déjanos tus comentarios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario