viernes, 25 de agosto de 2017

Consejos básicos para alargar la vida del cabezal de una impresora de códigos de barras

Del tiempo que dure un cabezal va a depender también el correcto funcionamiento de la impresora, por lo que el cuidado de esta parte de la misma es esencial para que la vida de una impresora sea lo más larga posible



¿Cuánto puede durar el cabezal de una impresora de códigos de barras? Esa es una de las preguntas más recurrentes entre los clientes que adquieren este tipo de producto. Una pregunta que tiene su razón de ser, ya que una vez que comienza a fallar el cabezal, también lo hace la propia impresión de etiquetas, por lo que su cuidado resulta esencial.

Y es que, a pesar de ser una máquina, a la impresora le ocurre como a los humanos: si de vez en cuando no nos hacemos una limpieza completa o no vamos al médico a hacer una revisión, especialmente a partir de cierta edad, es cuando pueden surgir los problemas de salud. Así que vamos a centrar en este post en ofrecer algunos consejos, los principales, sobre el cuidado del cabezal de una impresora de códigos de barra.

¿Qué debes saber sobre la vida del cabezal de la impresora de códigos de barras?
Algunos de estos aspectos son muy técnicos y se los vamos a reservar a los expertos, pero tú, como dueño de una impresora de códigos de barras sí que deberías de conocer los siguientes aspectos de tu equipo de impresión:
  • La mayoría de los cabezales de impresión se mide en millones de pulgadas lineales impresas
  • Del volumen de impresión depende, en parte, la vida del cabezal de la impresora
  • Además de revisar nuestro cabezal cuando vemos que la impresión no es la misma de siempre, también hay que hacer revisiones y limpiezas periódicas que a continuación explicaremos.

5 claves para alargar la vida de un cabezal
Como ya hemos dicho, el volumen de impresión y la rapidez media con la que imprima tiene mucho que ver con la vida del cabezal, por lo que este sí que será un aspecto a tener en cuenta, pero, además de esto, hay cinco puntos que siempre tendrás que tener presente:

  • Presión y temperatura del cabezal: de la energía que reciba el cabezal dependerá también su buen funcionamiento, así que cuanto mayor sea la oscuridad, mayor será esa energía. En este sentido, los expertos recomiendan ajustar el cabezal con los valores mínimos en lo que al calor se refiere, pero también en el caso de la presión del mismo y es que, a mayor presión, mayor desgaste del cabezal.
  • Limpieza habitual: y hacerla con alcohol. Los cabezales de las impresoras son tan resistentes como sensibles e, incluso, los pequeños residuos del ribbon que van quedando en el cabezal pueden generar zonas impresas incompletas, por lo que la limpieza cada poco tiempo con alcohol es muy buena. Por ejemplo, cuando cambies el rollo de ribbon lo puedes hacer.  
  • No limpiar el cabezal con la máquina encendida: porque si lo hacemos podemos fundir ciertas partes del cabezal de la impresora y dejará de funcionar
  • Anchura de Ribbon o cinta térmica: ésta debe ser siempre superior a la de la etiqueta. Y es que a mayor anchura de Ribbon, mayor será la protección del cabezal.
  • Mantener una velocidad de impresión media: esto también hará que la vida del cabezal de tu impresora se alargue.


Y ahora que ya conoces estas cinco claves, ¿tienes alguna que te gustaría compartir con nosotros? ¿Más dudas? Como bien sabes, disponemos de un equipo técnico que está a disposición de nuestros clientes para el correcto funcionamiento de sus equipos. ¿Hablamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario