jueves, 19 de julio de 2018

Arcos de lectura RFID, qué son y por qué son útiles para tu empresa

Tener almacenes inteligentes hace que las empresas sean mucho más eficaces. Para ello, utilizar la tecnología RFID es básico, ya que es clave para el procesado y almacenamiento de datos que surgen en un almacén




Detectar los aviones del bando enemigo. Esa fue la primera función que tuvieron los dispositivos RFID. ¿Sabes de qué fecha estamos hablando? Ni más ni menos que de 1939, en plena Guerra Mundial. Sí, aunque hoy en día estos dispositivos de radiofrecuencia se asocien a algo moderno, este tipo de mecanismos de identificación llevan con nosotros casi 80 años.

Eso sí, ha tenido que pasar casi un siglo para que cumplan la función que cumplen hoy en día: hacer que un almacén sea más eficaz, dinámico y rentable. ¿De qué manera? Almacenando datos y ofreciendo los mismos de manera eficaz, sin fallos y en tiempo real.

En este sentido, cabe mencionar que para que este sistema funcione son necesarios otros accesorios con RFID como son: las etiquetas, las impresoras, las antenas y los lectores RFID; también los arcos RFID

Cada uno de ellos cumple una función concreta, pero todos tienen en común que son necesarios para que el sistema RFID funcione de manera eficaz. ¿Con qué objetivo? Como ya hemos mencionado más arriba, ayudan a agilizar y a hacer más eficaz la gestión de un almacén, especialmente cuando el tamaño del mismo empieza a considerarse de medio o gran tamaño, ya que es cuando mayor número de errores se pueden producir por la cantidad de productos que albergan los mismos, pero también por la cantidad de personas que trabajan en ellos. 

¿Cómo funciona el sistema RFID en un almacén?


Para poder gestionar los datos de un almacén mediante este sistema conviene entender la función de cada uno de los elementos mencionados en la línea superior:
  • Para empezar, todos los productos han de identificarse con etiquetas RFID. Las mismas llevan incorporadas unos datos que harán referencia a las características del producto. Dentro de las mismas cabe señalar los 3 tipos de etiquetas RFID: activa, semiactivas y pasivas.
  • Esas etiquetas han de imprimirse con impresoras aptas para imprimir esos códigos que acabo de mencionar de las etiquetas. Las más cómodas, sin duda, son aquellas que se pueden transportar en las carretillas que lleva con él, el operador. Tal es el caso de la impresora portátil RFID ZQ520 de Zebra que, además, funciona a la perfección en entornos extremos. Se utiliza indistintamente en almacenes, como en retail y en sector salud.
  • A continuación, los lectores identificarán los datos de cada una de esas etiquetas, quedando así registrados los datos de la misma en un ordenador. Unos datos que llegan a través de las antenas RFID que se requiere colocar en estos entornos.
  • De esta manera, la información que se tiene tanto de entrada, como de salida o de localización del producto quedan registrados en tiempo real, eliminando así los fallos humanos que se pueden producir de no utilizar este tipo de sistemas de automatización. Datos que también se pueden identificar dentro del almacén, a través de tablets industriales robustas, que tienen larga duración y están adaptadas a entornos muy exigentes. 
Arcos RFID

A la secuencia anterior tenemos que sumar los arcos RFID. Pero, ¿qué son exactamente y para qué sirven?

Al igual que los lectores de mano, los arcos RFID también sirven para identificar objetos, pero en lugar de hacer de uno en uno, lo que hacen es identificar una gran cantidad de ellos. Normalmente aquella que va dentro de palets o carretillas. Sin duda, una herramienta más para instalar dentro de un almacén inteligente y automatizarlo.

Y, ¿dónde se utilizan los arcos o portales RFID? Como ya podrás deducir, "en muelles de carga y en zonas de paso entre localizaciones internas, transportados por carretillas o transpaletas", tal y como explican desde Tag Ingenieros.

A diferencia de los lectores que antes he mencionado, este tipo de producto es fijo, pero es capaz de detectar el movimiento de los operarios, de manera que tampoco habría opción a que éstos salieran sin identificar el producto que transportan.

¿Necesitas que te lo instalen?

Todo el proceso de automatización de un almacén mediante el sistema RFID puede quedar instalado en tu almacén con sólo una llamada a Tecnipesa, donde uno de nuestros técnicos se pondrá en contacto contigo y estudiará las características de tu almacén, para darte la respuesta que vaya a hacer más eficaz esta parte de tu empresa. ¿Hablamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario